EL GEN PRESENTA AL.LEGACIONS AL PLA DIRECTOR SECTORIAL DE L’AEROPORT D’EIVISSA (24/07/2009)

EL GEN PRESENTA AL.LEGACIONS AL PLA DIRECTOR SECTORIAL DE L’AEROPORT D’EIVISSA

AENA INICIA ELS EXPEDIENTS D’EXPROPIACIÓ ABANS I TOT DE CONCLOURE EL TRÀMIT D’EXPOSICIÓ PÚBLICA DE L’AVALUACIÓ AMBIENTAL

A continuació us adjuntam un extracte de les al.legacions presentades pel GEN a la modificació del PDS de l’Aeroport d’Eivissa:

Proyecto sobredimensionado, innecesario y contrario al interés público
El Proyecto de Plan Director de aeropuerto de Eivissa está basado en la previsión de un incremento de 1.000.000 de pasajeros anuales. Para que esta ampliación tuviera algún sentido, este aumento de pasajeros se daría durante los meses estivales de temporada alta (julio y agosto básicamente), ya que el resto del año las infraestructuras portuarias se encuentran totalmente infrautilizadas por la falta de tráfico. Para el conjunto de la isla de Eivissa, y también para la de Formentera, no es deseable un aumento del tráfico aéreo en los meses estivales, ya que estos pequeños territorios insulares se encuentran totalmente colapsados por la gran afluencia turística que se da en los mismos durante la temporada alta. Así, es completamente contraproducente la creación de infraestructuras que permitan un mayor crecimiento de los visitantes, dado que el resto de las infraestructuras de la isla no pueden absorber un flujo humano tan importante como el que permitiría la ampliación proyectada . Actualmente ya se da un colapso importante en las carreteras, depuradoras y desaladoras para abastecimiento de la población, lo que obliga a invertir permanentemente ingentes cantidades de dinero público en una espiral insostenible que sólo favorece la especulación y acaba con la calidad de vida de la isla.
El proyecto presentado, por lo que se refiere a sus dimensiones por las previsiones de crecimiento del tráfico aéreo, no supone solo un atentado contra los más elementales principios de sostenibilidad, sino también un auténtico caso de malversación de fondos públicos, al ser estos destinados a obras que, lejos de estar al servicio del interés general, lo perjudican directa y gravemente.
Este proyecto pretende desarrollarse, como ocurre con el previsto en el Puerto de Ibiza, al margen del más mínimo sentido de la mesura y de la lógica, planificado evidentemente desde el más absoluto desconocimiento de la realidad insular y posiblemente estudiado sólo como ejemplo de inversión estatal sin más consideraciones que las de justificar un presupuesto, y eso en el mejor de los casos.

La Isla de Eivissa requiere de una urgente planificación territorial y ambiental que está siendo eludida por los poderes públicos responsables e impedida directamente por proyectos absurdos como el actualmente propuesto.
Desde el GEN-GOB, queremos recordar que el propio Govern Balear, el Consell Insular y el Ayuntamiento directamente afectado han solicitado, en un poco común gesto de sobriedad institucional, que el proyecto sea redimensionado a la baja, de forma que sea más acorde con las necesidades reales de la isla.
En época de crisis económica global, como la que se vive actualmente, los presupuestos de las administraciones públicas deberían ser más escrupulosamente controlados, para evitar precisamente actuaciones costosas e innecesarias que sólo benefician a las adjudicatarias de las obras bien relacionadas pero en ningún caso al interés público, más falto de otras medidas que de obras faraónicas que, además de innecesarias e indeseables, son ridículamente costosas y de consecuencias irreversibles, como la prevista en le Plan director de Aeropuerto o las del Puerto de la isla.



Inaceptable afectación del Parque Natural de ses Salines.
El proyecto presentado supone la afectación directa e injustificada de una amplia zona del Parque Natural de ses Salines, protegida por las leyes autonómicas, estatales y directivas europeas. En ningún caso es aceptable que las obras públicas, amparándose en un supuesto interés general más que dudoso, sirvan para mermar la calidad y cantidad de espacios naturales protegidos. De esta manera, los fondos públicos para protección ambiental no llegan aún en casos de extrema urgencia, pero desde la administración no se escatiman esfuerzos económicos en proyectos claramente perjudiciales para el medio ambiente.
No sólo el proyecto resulta un claro atentado contra los valores del espacio natural de ses Salines, con previsión de instalaciones prohibidas en su propio Plan Rector de Uso y Gestión, sino que en el mismo no se contempla una sola medida correctora o compensatoria a la desaparición de la vigente protección.



Afectación de otros espacios de la Red Natura 2000
Por otra parte, debe tenerse en cuenta, que el total desconocimiento de la realidad insular con el que se ha redactado el plan sectorial, hace obviar otros aspectos relevantes como es el hecho de que la extracción de los áridos necesarios para la obra supondría, también, la afectación de los Lugares de Importancia Comunitaria que están siendo ya invadidos por las actividades extractivas después de décadas de boom inmobiliario y la construcción de autovías en una isla de solo 540 km2.


Inaceptable afectación sobre elementos Patrimoniales.
Sobre la afectación de elementos pertenecientes al Patrimonio Histórico, nos remitimos al informe que el departamente de Patrimonio Histórico del Consell Insular de Eivissa ha realizado al respecto, donde se recojen la totalidad de las afectaciones que conllevaría la ejecución de este proyecto. Dado el maltrato sistemático a aque ha sido sometido el patrimonio histórico en la isla de Eivissa, es deseable que ninguna nueva actuación de la administración comporte nuevos perjuicios al mismo. La nula sensibilidad de los proyectos con el entorno natural y el Patrimonio resulta, una vez más, obvia.
La destrucciones de patrimonio histórico y del medio natural son irreversibles, lo que debería ser tenido en cuenta y tomado en consideración de forma escrupulosa antes de redactar proyectos donde solo priman los intereses económicos y especulativos



Errónea clasificación urbanística de las fincas situadas al Norte de las instalaciones portuarias.
Según la documentación presentada, se grafían una serie de suelos como “urbanos” en los terrenos situados en la costa, al Este del aeropuerto, en dirección a la ciudad de Eivissa. Estos terrenos, en primera línea litoral de platja d’en Bossa tienen en realidad la clasificación de suelo rústico, Área de Protección Territorial de costa. El hecho de que hayan sufrido un desarrollo al margen de la legalidad no les otorga carácter de urbanos, sino que se trata de graves infracciones urbanísticas que han colmatado el litoral. El carácter de rústicos de estos terrenos ha quedado definitivamente establecido por sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Illes Balears que ha anulado las disposiciones del Plan Territorial Insular que pretendía dotar de cobertura legal a estos desarrollos urbanísticos. Es deseable que la documentación oficial manejada por entes públicos, sobre clasificación de suelo y ordenación urbanística se ciña a la realidad Se considera, por tanto, imprescindible, la inclusión de documentación actualizada y que se corresponda con las calificaciones urbanísticas que emanan del Derecho y la legalidad.

Per altra banda, segons consta al BOIB de 21 de Juliol, AENA ha iniciat ja els expedients d’expropiació forçosa dels terrenys afectats pel PDS de l’Aeroport aprovat al 2001 i sense que ni tan sols hagués conclòs el termini d’exposició pública de l’Avaluació Ambiental de projecte modificat aquets any i que suposadament modifica les superficies a expropiar. Aquest fet demostra fins a quin punt les avaluacions ambientals son consideraes paperassa per cobrir l’expedient i fer veure que s’acompleixen directives europees quan, en realitat, s’obvia per complet pendre en consideració les repercusions ambientals dels projectes.

Ara, els afectats, teòricament tenen 15 dies per presentar al.legacions. Aquestes al.legacions son ateses exactament igual que ho son les presentades a les avaluacions ambientals.
La manca absoluta de sensibilitat envers el medi ambient i els afectats pels absurds projectes promoguts des de les administracions públiques és ja crònica a la totalitat de les administracions públiques, tan locals com estatals.